Concierto de cuencos tibetanos

Lorenzo
Cerezo

En cada concierto suelo tocar 55 minutos… Considero de una inmensa belleza los sonidos y el conjunto de vibraciones, su riqueza de armónicos.

   No soy músico, es una forma de hacer espontanea que tiene relación con la intuición y el grado de sensibilidad que se desarrolla.

   Considero una experiencia totalmente personal

La de cada persona que asiste a un concierto o una sesión de cuencos, y lo que esa persona llegue a sentir, experimentar, disfrutar… tan solamente esa persona sería la indicada para poder hablar de su experiencia.